viernes, 18 de diciembre de 2009

Encuentro cercano del real tipo

En los cuatro meses que estuve en Groningen, nunca había visto el Grote Markt tan poblado. ¿La razón? Un festival para recaudar fondos contra la malaria. Al parecer se trata de un festival anual en el que tres DJs se famosos por estas tierras se encierran en la llamada "Glazen huis" (Casa de Vidrio) por siete días y pasan música. Durante esos siete días, los DJs hacen ayuno y sólo toman jugo de frutas mientras pasan música y reciben vistas de otros personajes famosos. En fin, todo un cholulerío que al parecer tocó en Groningen esta vez. Invitada por Marloes, con Leire nos acercamos a ver qué pasaba. A las 7.20 PM se cerraría la puerta y, no podíamos dejar de ir (lo que hacemos por dejar de estudiar un rato). ¿Quién sería la portera este año? Nada más y nada menos que... ¡Máxima! (Mi bici no, por supuesto; en estos días de nieve está bien guardadita).

Rodeada de holandeses apenas de más de 1.80 pude darme cuenta de su llegada por los gritos de la gente. En veinte minutos, llegó, hizo los debidos saludos (obviamente paró para saludar a una nena en brazos de su madre que la miraba con admiración detrás de las vallas), habló en la radio en perfecto holandés, hizo chistes (no es que los haya entendido, pero la gente se reía), cerró la puerta y se fue. Su espalda e imagen en la pantalla gigante fue lo único que pude ver, pero en la página de la radio encontré algunas fotos un poco más lindas que las mías.

Cinco minutos después quedaba la mitad de la gente que había llegado al mercado minutos antes de su aparición. ¿Qué tiene la princesa que despierta el fervor de los holandeses? Ni idea, pero funciona.


miércoles, 16 de diciembre de 2009

Honey, I shrunk de fiets!


Cuando pensaba que ya me había consagrado como ciclista profesional (a veces cargo las compras y el paraguas mientras ando en bicicleta por las transitadas calles de Groningen), encontré un nuevo desafío. Peatones... ¡allá voy!

Para los que crean que se trata de una tarea imposible, pueden ver el video de mis compañeros de Santelli (holandeses, claro) en mi último día en la escuela.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Carne Argentina

Hoy me enteré de que formo parte de un ranking hecho por la población masculina de mi clase de etsadísticas en la facultad. No sé si sentirme halagada, extremadamente nerd o como un pedazo de carne...


sábado, 12 de diciembre de 2009

Procrastination (o sobre cómo encontré mi reloj perdido)

Hace algunas semanas la palabra "procrastination" se convirtió en vocablo frecuente entre Tina, Christian, y yo. Aunque no conozco el equivalente en castellano, esta palabra describe el proceso anterior a hacer alguna tarea o actividad de carácter obligatorio. Un ejemplo tal vez sería más explícito:

Sábado 9 AM: Me levanto dispuesta a estudiar para los exámenes de la semana que viene. "Mmm... primero necesito desayunar. No se puede estudiar con el estómago vacío." "Pero antes tengo que hacer un poco de fiaca. No es un fin de semana si no se hace fiaca en la cama."

9.30 AM: "Ahora sí, me levanto." Preparo el desayuno, pero antes de ponerme a estudiar, tengo que leer mails; tal vez esté pasando algo importante en mi casa y no me esté enterando.

10.45 AM: Ya leí mails, hablé con Stuart por media hora, leí el diario, visté FB y me enteré de lo que mis cientos de amigos a los que no veo nunca están cosechando en Farmville. Abro el blog, "¿Algún comentario?"

10.46 AM: "A las 11 me pongo a estudiar"

11 AM: Empiezo a juntar apuntes desparramados, fotocopias y notas. Me pongo a resumir.

11.30 AM:  Me aburro. Necesito café.

11.50 AM: Terminé el capítulo. "Debería limpiar, hoy viene Marie a dejar parte de su equipaje."

11.55 AM: Lavo los platos que dejé la noche anterior, y hago la cama. "Mmm... debería fijarme qué hay debajo de la cama por si me olvido antes de irme de Groningen." Aclaración: La cama consta de un sommier con cuatro patitas de madera de 10 cm de alto, así que necesito levantarla para saber qué hay debajo." Un poco de fuerza: "¡Un, dos, tres!" "Mmm, una media, clips para el pelo y... ¡mi reloj!"

12.PM: "Ahora sí, me pongo a estudiar, ¡pero antes tengo que contarle a todos que encontré mi reloj!"

lunes, 7 de diciembre de 2009

The Clockwork Orange

Como todos los primeros lunes de mes, a las 12 PM suena la sirena "anti-catástrofe". Y como siempre, me sobresalto pensando que formo parte de una película de Kubrick...


viernes, 4 de diciembre de 2009

Y yo que pensé que había zafado...

De griep, o mejor dicho de Mexicaanse Griep (como ven acá no está de moda eso de ser políticamente correc-tos) está en Holanda. Desde que llegué que hablan de ella, como si fuera la visita de un pariente lejano pronto a llegar. Y bueno, llegó el frío, y con él, De Griep. Aunque la paranoia todavía no se siente tanto como en Argentina, en los pasillos de la facu y el reproshop (algo así como el CEFyL pero lindo y para nada atestado de gente) ya hay algunos carteles colgados acerca de cómo prevenir el contagio a otras personas. "Grip op Griep" ("Control sobre la gripe" en holandés) reza el slogan. Yo pensé que en Europa me iban a cantar la posta, tan civilizados y avanzados que son seguro tendrían formas eficientes de prevenir el contagio. No sé, una pastillita especial, una forma más sofisticada que el tan usado lysoform, pero no.  En los noticieros ya se escuchan palabras como "Tamiflu" y "vaccinatie"  (/vaksinátsi/ para aquellos a los que les gusta eso de las pronunciaciones). ¿Barbijos y alcohol en gel en las próximas semanas?

Aunque el tema mucho no me preocupa, pienso que el colmo de toda esta situación sería enfermarme después de haber viajado en la Línea C a las cinco de la tarde durante mis últmos cuatro meses en Buenos Aires. Por si las dudas toco madera, y corro a la farmacia a comprar mi botellita de alcohol en gel, ja.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Después de casi tres semanas de lluvia...

... ¡vuelvo a ver el sol!

domingo, 29 de noviembre de 2009

Mi Pequeña Real Academia Holandesa 3

Schijt!: Interjección usada para describir el momento en el que llegás al Museo del Polder después de casi dos horas de viaje y te das cuenta de que está cerrado.

Algunas fotos de nuestro paseo por Andijk y Enhuizen haciendo click acá.

lunes, 23 de noviembre de 2009

¡Mi Buenos Aires querido!



-"Prende la televisión en el canal 5" -me dijo Marloes un lunes hace algunas semanas.
-"¿Qué hay?"
-"Es un programa en Buenos Aires"
-"¡Por ahi vivo yo!" -exclamé mientras pasaban imágenes del Bar Británico. -¿Qué es este programa?"
-"Se llama Julia's Tango. Es una serie holandesa."
-"¿Es exitosa?"
-"No sé, pero esta es una repetición. Empezó hoy."
-"¡Qué bueno!"
-"Bueno, Caro. Me tengo que ir. ¡Un beso!"
-"¡Beso!"

La historia es bastante simple. Julia, una abogada holandesa, viaja a Buenos Aires para acompañar a una amiga y vender la propiedad en la que había vivido durante su infancia. Cuando llega a la ciudad se encuentra con su tía y primas (otras dos holandesas) y decide no vender la casa y abrir un Bed & Breakfast junto a ellas. Julia sacrifica su exitosa carrera en Amsterdam y concoce a su amor latino, Raúl, encarnado nada más y nada menos que por... (miren el minuto 15.00 del video!) Pista: sus iniciales son A.B.  Algunas perlitas: A.B. tratando de chamuyarse a Julia en inglés y a pesar de las dos cabezas que le lleva ella, el casteshhhhano bien porteño de las holandesas, que hasta dicen "boludo", "shhho" y "che", Julia apurando a un taxista en inglés (¿no le parece que ya van lo suficientemente rápido?), un empleado bancario que se la pasa mirándole las pocas tetas cuando va a pedir un préstamo, las holandesas bailando tango como los dioses y vestidas para matar aunque sólo hayan decidido viajar a la ciudad por... ¡una semana!

Fácil de seguir, y en un horario cómodo, desde ese día trato de no perderme ni un capítulo.

Para los curiosos, el trailer del programa en la página de Endemol haciendo click acá. ¡Fíjense qué más promocionan en la columna que aparece a la derecha del video!

sábado, 21 de noviembre de 2009

¡Tudo bom, tudo legal!

Beste Sinterklaas:

Ahora que estás en Groningen y ya queda poco para que termines tu tour por Holanda, espero que puedas leer mi carta. Sé que tenés mucho trabajo, y que hay miles de niños holandeses a los que debés responder primero. De todas formas no te preocupes; trataré de no ser demasiado exigente con mis pedidos.

Primero que nada quiero un pony blanco como el tuyo. ¿Nunca te dije que me gustan los animales? Bueno, probablemente lo haya hecho, pero nunca pudiste prestarme demasiada atención. No te preocupes; no guardo rencores.

Además, me gustaría que me regalaras algo de ropa. No es que me falte, pero últimamente siento que llamo un poco la atención por estos lados. No sé, debe ser que no estoy a la moda. Y el tema del oro... ¿podría dejar de usarlo? Vos sabés cómo es la gente; la gente habla, se comentan cosas... Hace ya algunos años tuvimos esa demanda por racismo, y ya todos se comieron el cuento del hollín en las chimeneas, así que podríamos corrernos un poco del estereotipo, ¿no? Estaba pensando en que me regalaras una planchita de pelo también; el afro dejó de usarse en los '80, así que esa historia tampoco sirve.

Por último, yo sé que sos amigo de ese tal Don Carlos, y si él pudo...  ¿te molestaría ponerme en blanco?

Groetjes,

Zwarte Piet

Carito se solidariza con Zwarte Piet en la lucha por un trabajo digno y legalmente regularizado.

Algunas fotos y video de cómo laburó Zwarte Piet durante la llegada de Sinterklaas a Groningen haciendo click acá.


viernes, 20 de noviembre de 2009

Costumbres argentinas

Ayer recibí un sobre de Finlandia. Como ya falta poco para nuestra mudanza, la gente de Joensuu consideró oportuno mandarnos algunos folletos explicativos acerca de las diferencias culturales que podíamos llegar a encontrar una vez llegados a territorio finés. Mientras leía uno, me acordé de mis últimos años como profe de español, y de algunas cosas que dicen los libros de español para extranjeros acerca de ciertas costumbres argentinas. Aunque algunas por lo general pasan inadvertidas, otras suelen causar reacciones tales como:
  • Saludar con un beso aunque no nos conozcamos  (¡Genial!, piensan muchos hombres, hasta que les toca saludar a otro hombre)
  • Cenar no antes de las 9 de la noche (¿Cómo? ¿Y no tienen hambre antes?)
  • Salir a las 2 de la mañana. (¿Y qué hacen hasta esa hora?)
  • Llegar a las 6 de la mañana y así y todo poder ir a trabajar. (¿Y cuándo duermen?)
  • Que vivamos con nuestros padres hasta... ¡que nos casemos! (Qué locura)
  • Estudiar de noche (¿Acaso son vampiros?)
  • Tomarnos nuestro tiempo para almorzar y no enojarnos porque el mozo tarda en venir ("¡En Argentina los mozos son vagos!" me han llegado a decir)
  • Compartir la bombilla del mate (Después se preguntan por qué tienen tantos casos de gripe)
Pensar en todo esto me hizo acordar lo mucho que extraño a mi gente. Es dicícil explicar cómo. Extraño los códigos comunes, juntarnos a "tomar unos mates" (aunque después no tomemos), comer en familia, hablar todos al mismo tiempo, gritarnos de una punta de la mesa a la otra. Extraño los monólogos de mi hermana menor, las cenas con las chicas, cantar canciones estúpidas hasta que nos duele la panza de reírnos; extraño el lunfardo, pedir empanadas por teléfono, levantarme un domingo a la una de la tarde para ir a lo de mi abuela a comer ravioles, salir a las 9 de la noche de la facultad y todavía tener ganas de ir a tomar algo y charlar por horas sin tener que poner subtítulos a todo lo que digo. Aunque sea un cliché eso de la "calidez" latina, creo que es una de las cosas que más extraño por estos lados.

 Si bien podría seguir por ho-ras con esta cantinela de porte-ña melan-cólica, sólo que-ría mos-trarles el dibujo de uno de los libros  que me llamó poderosamente la atención y que, espero, no sea fiel a la realidad que me espera. Considerando que esto también va dirigido a estudiantes europeos, me pregunto ¿acaso se puede ser todavía más inexpresivo?

lunes, 16 de noviembre de 2009

Y contando...

¿Ansiedad? Para nada. Sólo preparó el equipaje para dentro de un mes por si se le olvidaba algo ;-)

sábado, 14 de noviembre de 2009

Zie ginds komt de stoomboot!

Hoy es un día muy especial en Holanda. Los niños lo esperan con ansiedad, más que a cualquier otro día. Hoy, señoras y señores, llegó a Schiedam... ¡Sinterklaas! ¿Santa Claus? No, Sinterklaas. Un personaje legendario que llega a los Países Bajos en un barco a vapor y montado en un caballo desde ¡España! (Eso sí, pregúntenle a cualquier español; no tienen la más remota idea de quién es).


¿A qué viene? Pues, a traer regalos a los niños que se portan bien, claro está.  ¿Pero cómo hace? Bueno, tiene un séquito de ayudantes. Su mano derecha, Zwarte Piet (Pedro el Negro, en español) lo acompaña durante todo el trayecto. Aunque se desconoce si el origen del nombre de Pedro proviene de la historia colonizadora de Holanda o de su profesión (Pedro deshollina las chimeneas por donde Sinterklass entra a dejar los regalos, al caso da igual, más explotado no puede estar), el pelo mota lo delata.

El hecho es que hoy llegó, y las calles de Schiedam rebozan de gente. Se queda hasta el 6 de diciembre. La noche anterior se celebra Pakjesavond (Noche de los Regalos) que es una suerte de primera Nochebuena. Mientras tanto, Sinter se pasea por las distintas ciudades y pueblos holan-deses, y los supermercados y negocios no pierden opor-tunidad para vender algún que otro regalo, souvenir de Sinter, Speculaaskoekjes Pepernoten (pequeñas ga-lletas similares a las  speculaaskoekjes que Piet a-rroja a los niños para avisarles de la llegada de Sinterklaas (lo tiene para el cachetazo al pobre).
Como pueden ver por su vestimenta, el origen de Sinter es religioso, y se remonta a San Nicolás de Bari, arzobispo de Mira durante el siglo IV. La ciudad es actualmente parte del territorio turco. Pero entonces, ¿por qué se dice que viene desde España? Porque tras la caída de Mira bajo dominio musulmán, sus restos fueron trasladados a Bari, en Italia, territorio que en 1442 fue  conquistado por Alfonso V de Aragón, y que  pasó a ser territorio español hasta el siglo XVIII. Además, se supone que San Nicolás es conocido en España como el patrono de los marineros, y que por eso llega en barco a vapor. El caballo blanco se lo adjudican al origen pagano de la tradición, relacionada con el dios Odín, que también andaba en un caballo blanco de ocho patas llamado Sleipnir.  Hoy Sinter está más modernizado. Sigue viajando a caballo, pero tiene página web, radio propia y programa de televisión.

Según me contaron, algunos padres usan su origen remoto del personaje para controlar el comportamiento de sus hijos. Algo así como "el hombre de la bolsa", al que se porta mal se lo lleva Sinterklaas. Pobrecitos, a sufrir en las playas españolas, comer paella hasta reventar y salir de juerga. Una semanita de castigo de Sinter no me vendría nada mal. Vamos a ver si me lleva con él cuando venga a Groningen.

Los que quieran ver la llegada de Sinter a Schiedam pueden hacer click acá.

martes, 10 de noviembre de 2009

Amor de otro planeta

En Amsterdam conocí el verda-dero amor. Espero que no se hayan encariñado con el anterior; Sudáfrica me quedaba dema-siado cerca.

Metamorfosis

Hoy salí a correr sin que me importara un pepino que estuviera lloviendo. La lluvia finita, esa que te moja y no te moja, ya es parte de mi rutina diaria. Pero ya no me siento mal si salí sin piloto o me olvidé de poner el paraguas en la mochila. Me falta andar en bicicleta con micromini y leggings con 0°C y soy una holandesa cualquiera.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Al gran curro argentino, ¡salud!

La argentinidad se respira en las calles holandesas de Amsterdam. En estos dos días, encontré al menos diez restaurantes argentinos (si no más) en un perímetro de quince cuadras. Encontrar uno me había sorprendido hace diez años; encontrar tantos, me hace pensar que tan mal no les debe ir. Curiosa por saber los precios, no me extrañó ver que el bife de lomo de 300 gramos costaba 25 euros. Imaginé que el costo de importación, impuestos y demás podrían hacer de este plato algo más caro. Para una estudiante -y para los que saben lo que sale un bife de lomo de 300 gramos en Argentina- pagar ese precio es impensable. Para los locales, pagar 25 euros puede ser más barato que viajar a Argentina, y quizás convertirse en un gusto que se pueden dar cada tanto.

Mientras pensaba todo esto, me acordé de una increíble escena de "Esperando_la_carroza". Mejor que contarla es que la vean (o recuerden para aquellos que ya la conocen).



En Amsterdam, el diálogo entre los personajes de Luis Brandoni y Juan Manuel Tenuta no hubiera causado gracia. Las empanadas, símbolo de la pobreza digna, que se compran por docenas para fiestas o para escapar a la labor de cocinar, en Holanda se transforman en un producto gourmet de consumo ostensible. El precio promedio de la unidad: ¡5.25 euros!

Para los que no lo creen, miren algunos de los menúes acá. Ya sé; no me lo digan: con estos precios, y lo que me gusta cocinar quizás debería cambiar de rubro.

domingo, 8 de noviembre de 2009

El Mate Viajero (II)

Este fin de sema-na con Leire descubrimos que la lluvia holande-sa no es vana. Gracias a ella, el Mate Viajero pu-do sacarse una foto libre de turistas en uno de los puntos más visitados de Ams-terdam.

Un profundo agradecimiento a Leire que hizo malabares para sostener paraguas, mate y mi cartera mientras yo sacaba la foto.

Algunas fotos más del paso del Mate Viajero, Caro, Leire, Tina, Conny y Christian por Amsterdam, acá.

martes, 3 de noviembre de 2009

Delicias primermundistas

La paradoja del turista tercermun-dista es tener una cámara digital y sacarle fotos a comida que le parece muy caro comprar. Algunas muestras de mi filiación en vías de desarrollo hacien-do click acá.

sábado, 31 de octubre de 2009

Póngale el cerebro al chancho

Ayer tuvimos nuestra primera clase de Afasiología. Aunque hay muchas cosas que no me fueron nuevas durante al introducción a la materia, después de la pausa, la profesora nos sorprendió con el siguiente questionario:

The pig's brain

Try to find:
  • The four lobes
  • The cerebellum
  • The corpus callosum
  • Is there a Rolandic sulcus?
  • Can you find the foot of the third left frontal gyrus?
  • Is there a superior temporal gyrus?
  • The cortex and subcortical areas.

Pero el cuestionario no se limitó a un dibujito. Mevr. Bastiaanse realmente se tomó el trabajo de ir a la carnicería y traernos unos hermosos ejemplares de cerebro porcino. Eso sí, N1H1-Free.
















miércoles, 28 de octubre de 2009

In Flanders Fields

Cecil tenía quince años cuando escapó de su casa en Kent. Cansado del maltrato de su abuela, pensó que enlistarse en la marina sería la mejor vía de escape para una adolescencia sombría y un futuro impreciso. Una profesión, un plato de comida tres veces al día y un salario con el que podría mantenerse resultaban suficientes razones para dejar su ciudad natal y partir rumbo a Sudáfrica. Pero Cecil no sabía que servir a Su Majestad Jorge V de Inglaterra podría ser más duro que la crueldad de cualquier abuela, y cuando llegó a Cape Town enterró su uniforme al pie de la Table Mountain y decidió escapar por segunda vez.

En su disyun-tiva entre ser niño y hombre, Cecil entendió que para con-vertirse en lo último debía volver al ejér-cito, pero sabía que de hacerlo debería pagar su desersión con la pena de muerte. Con un poco de astucia, llegó a Johannesburg y se enlistó en el ejército utilizando su segundo nombre y su primer apellido. Desde ese momento sería Robert Graham, y se quedaría en paz con su conciencia; nadie podría llamarlo cobarde.

Desde hacía más de un año, Ypres se había transformado en uno de los puntos estratégicos más codiciados para alemanes y Aliados y fue allí a donde Robert fue enviado. La invasión alemana a Bélgica había obligado a la Corona Británica a formar parte de la Gran Guerra, y desde ese momento, tropas del imperio y de la colonia británica ocupaban territorio belga.

Durante los dos años que Ro-bert estuvo en Bélgica, Ypres y sus alrededores fueron lugar de numerosas ba-tallas. También, el sitio donde por primera vez se probaron los efectos del gas cloro y del gas mostaza. Para los británicos, conservar Ypres significaba impedir el avance de las tropas alemanas rumbo a Francia, y esta fue la tarea a la que fueron encomendados decenas de miles de soldados.

Pero Robert no llegó a ver la toma de lo que quedaba de Ypres en 1918. Un año antes, una bomba cayó en su trinchera y los escombros que cayeron sobre él rompieron sus tobillos. Obligado a ir en busca de compañeros heridos, Robert ató sus botas lo más fuerte que pudo para calmar el dolor y obedeció. Una bala en el pecho lo sorprendió y dejó tirado en medio del campo de batalla.

Ahora, para aquellos que aman los finales hollywoodenses, es sabido que siempre hay una segunda oportunidad para los héroes de guerra, y Robert no careció de la suya. Dos días después de ser baleado, fue encontrado por un grupo de médicos; estaba vivo. La bala había dado en una moneda dentro de su billetera y había impedido que muriera. Increíble o no, la herida le dio su pasaje a Inglaterra, donde recibió tratamiento. En el hospital, él pidió volver a Sudáfrica; no podía regresar a Kent, ya que el ejército seguía buscándolo por desertor.

Después de la guerra, Robert encontró trabajo dibujando y diseñando las calles de Johannesburg. En 1939, ya casado y con hijos, volvió a unirse al ejército y luchó en Egipto durante la Segunda Guerra Mundial. Esta vez ileso, volvió a Sudáfrica y entendió que había arriesgado su vida durante más de siete años por la Corona Inglesa. Era tiempo de volver y dar la cara.

Pero como eran otros tiempos, y viajar no era tan fácil ni común como lo es ahora, recién en 1961, su hijo Ronald y su nuera pudieron llevarlo a Kent. Sus hermanos y primos dijeron que no le hablarían hasta que se entregara a la policía. Él había deshonrado a la familia. Robert entendió que Inglaterra ya no era su hogar, y que los valores y patria por los que había peleado no lo respaldarían, aunque le hubieran otorgado una medalla por su valentía y honor. Defraudado por la reacción de su familia, volvió a Sudáfrica una vez más, esta vez para siempre.

La medalla hoy descansa en una pared en una granja en el Klein Karoo. La billetera está en vías de ser llevada al Museo de Guerra en Inglaterra. El resto -en el que incluyo mi interés por visitar Ypres más de noventa años después- es historia.

Algunas fotos más de mi visita a Ypres haciendo click acá.

lunes, 26 de octubre de 2009

Palabras cruzadas

Hoy soñé que para pasar mi examen de estadísticas tenía que completar un kruiswoordraadsel en holandés. ¿Tengo que explicar cómo me fue?

sábado, 24 de octubre de 2009

In Bruges

"Ken: Coming up?
Ray: What's up there?
Ken: The view.
Ray: The view of what? The view of down here? I can see that down here.
Ken: Ray, you are about the worst tourist in the whole world.

Ray: Ken, I grew up in Dublin. I love Dublin. If I grew up on a farm, and was retarded, Bruges might impress me but I didn't, so it doesn't. "

Tal vez deba considerarme por debajo del promedio de Coeficiente Intelectual normal... Algunas fotos de mi paso por Brujas haciendo click acá.

viernes, 23 de octubre de 2009

Algunas cosas que hice...

...durante mi viaje a Bélgica:

1. Tomé trenes y perdí combinaciones.

2. Pedí instrucciones en holandés y después a otra persona en inglés para estar segura de que había entendido.

3. Comí wafles belgas, y compré postales que tal vez jamás mande.

4. Pedí a cuanto turista se me aparecía que me sacara fotos y les dije que estaban bien cuando sólo pensaba "¿quién te enseñó a sacar fotos?"

5. Caminé sonriendo sin saber por qué.

6. Me di el gusto de contestar en porteño las guarangadas de un argentino desubicado.

7. Salí corriendo del susto después de que una hermana benedictina me sorprendiera entrando a la oscura capilla de su monasterio.

8. Saqué foto a toda cosa que me pareciera curiosa. También a edificios y monumentos cuyo nombre seguramente olvide.

9. Charlé con una señora holandesa por casi diez minutos sin pecar de agramática.

10. Corrí más de una vez para alcanzar un tren.

11. Me puse a cebar mate segura de que iba a sacar conversación.

12. Hice uso abusivo de mi juventud en cuanta tarifa pude.

13. Intercambié mails y direcciones de facebook con gente a la que vi por un par de horas.

14. Pasée apuntes y textos que no leí.

15. Me senté en plazas a ver la gente pasar.

16. Dejé una bufanda olvidada en el hostel donde me hospedaba.

17. Permanecí al menos un minuto con la cabeza hacia atrás y la boca medio abierta mirando algún edificio.

18. Caminé bajo la lluvia con la tranquilidad de que no tenía que llegar impecable a ningún lado.

19. Junté papelitos. Muchos. Mapas, folletos, más mapas.

20. Descansé.

El Mate Viajero (I)

Hace unos días, durante mi viaje a Bélgica, me acordé de cuando estaba en primer grado. No recuerdo bien si fue mi maestra, o alguna madre de la división que comenzó la cuestión de la "carpeta viajera". Sé que es una práctica común durante los primeros años de escolaridad, pero para quienes no tuvieron una les explico de qué se trataba. Una vez por semana Silvia, nuestra maestra, le daba la carpeta a uno de los chicos para que se la llevara a la casa. En esa carpeta, los padres debían plasmar algo de sus vidas -generalmente algún tópico establecido con anterioridad- a través de fotos, dibujos, cuentos, o cualquier otro tipo de manifestación artística. A la semana siguiente la carpeta volvía a la escuela y todos compartíamos lo que nuestro compañero y sus padres habían escrito. Era una suerte de ritual eso de leer lo que decía la carpeta, y padres e hijos nos esforzábamos para que nuestra contribución para con ella fuera la más completa y creativa.

Creo que fue mientras estaba en la estación de tren de Antwerpen que pensé todo esto. Esperando mi tren a Brujas, mate en mano, pensé que este blog era una suerte de carpeta viajera, y que el ánimo que me dan mis familiares, amigos y desconocidos para que siga escribiendo se parece un poco a la ansiedad que yo sentía cada vez que la carpeta volvía a la escuela. Lo cierto es que a veces es difícil poder cumplir con tantas expectativas, pero sigo intentando. Mientras tanto, he decidido inaugurar esta nueva sección del blog: "El mate viajero." Compañero de aventuras de los últimos días, mi mate está disfrutando este viaje tanto como yo y merece un lugar en este espacio. Primera foto de muchas que vendrán, el mate viajero descansa en la plaza de Antwerpen. Detrás, la estatua de Rubens y la catedral.

sábado, 17 de octubre de 2009

¿De dónde te tengo?

Hace un rato decidí tomarme un descanso del estudio (el lunes tengo examen de Estadísticas) y me puse a ver algo de tele. Haciendo zapping encontré la versión holandesa de El_Muro_Infernal. Programa que no soporto en Argentina, también en Holanda... ufff. "Pero... pero ¡a ese flaco lo conozco!" Pero ¿de dónde? "Habla holandés, así que tiene que ser de acá. "

Estuve diez minutos tratando de dilucidar de dónde lo conocía, hasta que finalmente me di cuenta de que lo había visto durante mi viaje en tren camino a Groningen, apenas llegué a Holanda. ¡, era él! "Mmm... ¿cómo es posible? Será un invitado," quise creer.

Una rápida en Google me desasnó. Era como pensaba nomás, Beau van Erven Dorens, el conductor de la versión holandesa de CQC también conducía Hole in the Wall. Me pregunto si a Marley le calzarán bien los lentes de sol, y a Pergolini las calcitas y el casco...

jueves, 15 de octubre de 2009

Wait a minute Mr. Postman!

Cuando llegué a casa ayer por la mañana encontré una nota que decía:

"Geachte mevrouw/ heer Gattei:

Vandaag hebben wij geprobeerd een zendig bij u af te leveren/op te halen.
De zendig wordt de eerstvolgende dag (uitgezonderd zon- en feestdagen)
opnieuw op uw adres aangeboden tussen: 12.00 - 18.00."

Traducido al criollo, decía algo así como que tenían correo para mí y que pasarían el primer día habil de 12 a 18.

Hoy a las 12.05 tocaron
el timbre: Mi regalo de cumpleaños; tarde, pero seguro. ¡Gracias ma, gracias pa!

Carito
Delegada Argentina en Holanda
DDLA
(Dulce De Lecheros Anónimos)

Bajo cero

¡9 de la mañana y hace -4° C! ¡¿Cómo se sale para salir con esta temperatura?!

miércoles, 14 de octubre de 2009

Este dedito se compró un huevo...

El lunes a la noche conocí el Stadsschouwburg de Groningen. Se trata del teatro más grande de la ciudad. Heidi, la directora de Santelli, nos nvitó a ver Traces, obra del grupo de circo contemporáneo canadiense Les 7 doigts de la main. El grupo original está formado por ex-acróbatas del Cirque du Soleil y otras compañías de carácter internacional y por lo tanto, merecían ocupar tal escenario.

Además de la increíble plasticidad, y agilidad de los cinco acróbatas que estuvieron sobre el escenario (todavía sigo con la boca abierta), no faltaron música ni un sutil sentido del humor.

Pispéen el video de promoción de la obra. Sólo puedo decir: im-pe-ca-ble.

sábado, 10 de octubre de 2009

Gefeliciteerd!

Ayer me llegó el cuarto de siglo. Fue mi primer cumplea-ños con 6°C, y tam-bién el primero lejos de mi familia y amigos. Aunque se los extrañó muchísimo, pude pasarlo rodeada de buena gente que hizo que mi día fuera especial.

Tampoco faltaron sorpresas, y buena comida (¡las empanadas fueron un éxito!). Aunque este año me quedé sin el bizcochuelo de papá, Tina y Conny me hicieron una torta riquísima.

Mis regalos favoritos hasta el momento (¡¡que nadie se ofenda por el orden!!)

1. Una canasta de picnic (Regalo de S)
2. Un termo y Maté Thee (de Tina y Conny, unas genias)
3. Fotos exclusivas del vestido de casamiento de Julie (no se pongan celosas, Malalas)
4. Un libro titulado "Ik kan al lezen" ("Ya puedo leer") No se rían, ¡mi nivel de holandés es similar al de un niño de 6 años! (Regalo de Marloes y Leire)
5. Flores miles de todos los colores (de Funie, Sylvia y Charlie, y Tineke)

Desde hoy estoy más cerca de los 30 que de los 20 ¡zas!
Las fotos del evento acá
(For English speakers, pics here)

miércoles, 7 de octubre de 2009

Un día de furia

Hoy comprobé que en Europa también se puede tener un pésimo día. Como suele suceder en estos casos, uno sólo descubre que se trata de uno de esos días cuando ya está en medio del baile y no puede más que bailar.

Todo empezó ayer a la noche mientras escribía el informe sobre mi proyecto de adscripción (Maxi, Virgi, ¡prometo que ya lo entrego!). Gradualmente y sin darme cuenta la pantalla de mi computadora empezó a titilar. "Un virus", pensé. Actualicé mi antivirus y nada. La hermosa imagen de Algeria que tengo en el escritorio de mi computadora de repente desapa-reció. "Demasiado para un martes a las 12.30 AM. Me voy a dormir." Descansé con la tranquilidad de haber hecho un backup de mis archivos la semana anterior, pero me levanté temprano para ver qué podía hacer.

Hoy a la mañana prendí la computadora y encontré igual panorama. A los quince minutos la pantalla se apagó. "¡La batería!", se me ocurrió. Dicho y hecho. Saqué la batería, enchufé la computadora y funcionaba. Podía respirar tranquila. Buscando en Google acerca del posible problema vi un video explicativo que me ayudó a entender el problema. ¡Volví a poner la batería y funcionaba!

Problema resuelto. Pronto debía salir para la facu. Miré la hora y... "¿Dónde está mi reloj?" Lo busqué por todos lados pero inútilmente. "Se hace tarde; tengo que salir", me dije. Abrí la puerta y llovía. "¡Uf... Hace más de una semana que llueve en Groningen. ¿Algo más puede pasarme?" Sí. En mi apuro y pesadumbre por haber perdido el reloj que Stuart me había regalado para mi primer cumpleaños juntos, no me di cuenta de que mi bicicleta hacía un ruido extraño. Llegué a la facultad con un humor de perros y lo comprobé: otra vez se me había pinchado la rueda trasera.

Después de clase volví al negocio donde el viernes anterior me dijeron haber cambiado la llanta pinchada. Creo que el pobre chico que atendía me vio mi cara de "no me vas a hacer pagar por esto de nuevo", porque enseguida me dijo que no había problema, que la garantía lo cubría.

En cuanto al reloj, todavía no lo encontré, aunque Elena me contó que en Rusia existe una superstición que dice que cuando se pierde un reloj se encuentra la felicidad...

martes, 6 de octubre de 2009

Corte y Confección

Hace unos días recibí un mail de un lugar llamado Sirkuksen tiedotuskeskus. Johanna (la primera vez que puedo distinguir si se trata de una mujer o un hombre a través del nombre) me informaba que la escuela de circo más cercana a Joensuu quedaba en Kuopio, a 140 km de donde estaré estudiando el año que viene. Considerando que no voy a viajar esa distancia cada vez que quiera entrenar, y a pedido de mi madre, abro la siguiente encuesta: ¿Qué hobbie nuevo puede empezar Carito en Finlandia?

Cuestiones a considerar:
1. ¡En Finlandia hace frío! (Nada que implique andar con poca ropa, al menos no afuera ;-)
2. ¡En Finlandia hay nieve a montones! (Ciclismo, descartado)
3. ¡En Finlandia no hay montañas! (No piensen en el esquí)
4. ¡En Finalndia la mayor parte de los víveres son importados -¿tengo que explicar por qué?! (clase de cocina y repostería tradicional a la basura)

Espero propuestas hasta el sábado que viene, ¡después los invito a votar!

domingo, 4 de octubre de 2009

Lekker slapen!

Los que me conocen saben que no tengo problemas de insomnio. Los que me conocen aun más, seguramente habrán escuhado la historia que dice que alguna vez mi mamá me dejó cuidando a mi hermano porque estaba enfermo, y que no escuché cuando él me dijo que se sentía mal porque dormía plácidamente. Acerca de esa historia, voy a guardarme los comentarios y sólo decir que hace año y medio pude resarcir mi falta de ¿responsabilidad? y convertirme en una buena hermana nuevamente. Pero en fin, el hecho es que puedo dormir sin problemas, y mucho.

Hace un par de semanas me descubrí dando vueltas en la cama a las 4 de la mañana. Es verdad, era lunes y había estado entrenando, y siempre que entreno me cuesta dormir. Pero a eso de la 1 mi cerebro se desenchufa por completo hasta la mañana siguiente. Algo estaba pasando.

La siguientes noches no tuve problema alguno, hasta que llegó el lunes otra vez. Dos de la mañana y seguía despierta. Apenas llegaba a ese estado en el que uno sueña medio despierto y cualquier ruido me despertaba y mantenía alerta por media hora más. A eso de las 3.30 pude entender parte de lo que pasaba.

Pero para contarles, primero tienen que conocer algunos aspectos sobre la ubicación de mi casa y las costumbres holandesas. Hace algunas semanas les conté dónde quedaba mi departamento. Esta es la esquina.

De día no dice mucho, mas que se trata de una casa medio vieja y que se parece bastante a todas las demás casa en Groningen. Pero de noche es diferente. La calle que rodea uno de los lados de mi casa, Vishoek, es una de las más conocidas de Groningen. ¿Por qué? Bueno, simplemente porque allí termina/empieza una de las calles donde se ejerce la profesión más antigua del mundo. El "Barrio rojo", "Red light district" o "Rossebuurt" en Groningen consiste de dos calles: Muurstraat y Nieuwstad, una en el norte y otra en el sur de la ciudad. Si existen diferencias a nivel sociocultural de sus visitantes no lo sé, aunque sería interesante averiguar si hay algún tipo de rivalidad al mejor estilo Palermo / Constitución considerando que sólo las separan diez cuadras.

Lo particular de vivir en esta esquina es que no importa el momento del día, siempre hay gente. Y como vivo en planta baja, por lo general escucho todo lo que la gente dice. De noche, me acostumbré a las voces y gritos medio ebrios de quienes pasan en bicicleta y logré que se convirtieran en mi canción de cuna. A veces me encanta correr sorpresivamente la cortina y verle la cara de susto a los pibes (generalmente adolescentes) que se sientan al pie de mi ventana a charlar. Alguna que otra vez sueño que entiendo lo que dicen, me despierto y me vuelvo a dormir contenta de que las horas que le dedico al holandés den resultado.

Pero los lunes el panorama cambia. Por la calle no pasa un alma, nadie se sienta al pie de mi ventana a charlar, no hay ruido, ni voces, ni gritos. ¿Es que los asiduos clientes ya no tienen más plata el lunes por la noche? ¿O ese día las prostitutas no trabajan? Todavía no sé si fue mera casualidad, pero de ser así ya encontré una solución: hace dos lunes que duermo con la tele prendida. ¿Podré dormir mañana?

lunes, 28 de septiembre de 2009

La bolilla que faltaba

Queso, bicicletas, flores, stroopwafels; estos días estuve sacando muchas fotos. Pero recién ayer, durante nuestro bici-tour por los alrededores de Groningen, di con la más prototípica.

Que tire la primera piedra quien haya vuelto de París sin una foto con la Tour Eiffel, o de Londres sin haber posado como el pobre guardia de Buckinham Palace. Como cuando mis alumnos de español me preguntaban si todos bailábamos tango en Argentina, yo tampoco quería quedarme atrás en esto de buscar el gran estereotipo holandés.

No se puede afirmar haber estado en Holanda sin haber sacado la foto de algún molino. La vaquita, un extra que encontré con un poco de paciencia.

sábado, 26 de septiembre de 2009

En tu vida soy un vicio más...

Un día como hoy pero hace un mes descubrí esta maravilla culinaria holandesa: Stroopwafels. Una suerte de oblea similar al famoso barquillo argentino pero con una diferencia: entre capa y capa de oblea está relleno de jarabe de maíz, algo parecido al caramelo que usamos para el flan, pero más pegajoso.

Casi un vicio más (¿tendremos que asociarnos a este lugar?), los stroopwafels se transformaron en parte de nuestra dieta diaria en las frías tardes de estudio junto a Tina y Conny.

Me pregunto cómo serán rellenos con dulce de leche...

lunes, 21 de septiembre de 2009

¡Aplausos!

Ahora sí. Para los que estamos al norte del Ecuador, empezó el otoño. Yo lo siento desde que llegué. Hace tres semanas que prendo y apago la estufa casi todos los días, salgo con camiseta, polera de lana y saco, y duermo con medias y buzo polar. Es la costumbre, o "la sangre latina", me dijo una compañera. Yo sólo sé que hace frío y que recién ayer se terminó el verano.

Por suerte no llueve, porque eso sí es un gran problema. Los habitantes de Groningen tienen una habilidad de la que todavía carezco. Puede estar lloviendo a cántaros y así y todo ellos salen con su bicicleta, van a hacer las compras, cargan tres bolsas en una mano y el paraguas en la otra. ¿Cómo manejan? Todavía no lo sé. Hace unas semanas hice el intento con un hermoso paraguas rojo que compré en el Vismarkt. Llegué a la facultad con el paraguas dado vuelta y no atropellé a dos personas porque pude bajarme de la bicicleta antes. Claro que para eso tuve que agarrar el manubrio con las dos manos y terminé empapándome de todas formas.

Pero el sábado el clima nos dio un respiro. Anuncian-do el grand finale, la temperatura llegó a los 26°C. Nada mal para un país casi nórdico. Ese día actuaban mis alumnos de Santelli así que fuimos a verlos. Después, aprovechamos el solcito y nos fuimos a estudiar al parque. Como en el circo y en el teatro, despedimos al verano con un gran aplauso.
Algunas fotos del aconteci-miento, haciendo click acá.



domingo, 20 de septiembre de 2009

La ganadora: ¡Máxima!

Mi bici tiene nombre de princesa.
¿O la princesa de Holanda tiene nombre de bici?

miércoles, 16 de septiembre de 2009

Here comes the sun!



El día de hoy no podría ser más perfecto:

Terminé mis clases de Fonología teniendo una idea más o menos precisa de lo que significa OT (Optimality Theory), entregué mi trabajo de Estadíasticas, salí de la facu con un sol radiante y una temperatura perfecta, y cuando llegué a casa recibí un mail que decía lo siguiente:

"Flight summary
Departure flight Cape Town - Amsterdam


Sat 19 Dec 09
00:50 Cape Town (Cape Town Intl.) - 11:40 Amsterdam (Schiphol)

Return flight Helsinki - Cape Town
Mon 11 Jan 10

Passengers
Mr Stuart Graham (adult)Please note that your name is spelt 'STUART GRAHAM' on your ticket"

Simplemente feliz.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

Mi pequeña Real Academia Holandesa 2

Duur: (adj.) Palabra holandesa que describe mi gesto al descubrir que un zapallo cuesta €1.49 el kilo.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Mi pequeña Real Academia Holandesa

Hoy empecé a dar clases de telas como profe voluntaria acá. A cambio, a la noche puedo entrenar y tomar distintas clases gratis.

Mi primer acercamiento a mis alumnitos fue un tanto torpe, pero creo que -ya sea por pena o porque les causó gracia mi pobre acento holandés- les caí bastante bien. Agradecida de que el sistema educativo holandés enseñara inglés a los chicos desde tan pequeños, pude aprender palabras que jamás hubiera aprendido en mi clase de holandés. Estoy segura de que en cuanto entren en confianza, me enseñarán algunas que no sería prudente compartir con mi profesora.

A la noche tomé una clase de acrobacia de piso. De lo que decía el profe no entendí ni jota salvo por una frase que, me parece, va a ser útil: "Wil je proberen?" " -Maar Ja!"

domingo, 6 de septiembre de 2009

Cantinero... ¡un trago!

Estudiando para la clase de mañana, no dejo de sorprenderme del sentido del humor de los profesores holandeses. Hace un rato me encontré con este texto y un comentario un tanto... sospechoso. ¿Nos estarán tratando de borrachos?

"Inductive reasoning works the other way, moving from specific observations to broader generalizations and theories. Informally, we sometimes call this a "bottom up" approach (please note that it's "bottom up" and not "bottoms up" which is the kind of thing the bartender says to customers when he's trying to close for the night!)."

viernes, 4 de septiembre de 2009

I've got a bike, you can ride if you like it!

En los últimos días estuve haciendo trabajo de campo y recolectando fotos y datos para esta entrada. ¿De qué se trata? Pues nada más y nada menos que del medio de transporte por excelencia en Holanda: la bicicleta.

Las cifras oficiales dicen que en Holanda hay 1,12 bicicletas por persona. Groningen responde al estereotipo sin duda alguna, y comprarse o hacerse de una bicileta termina convirtiéndose en una necesidad absoluta aunque sólo se deba caminar pocas cuadras para llegar a destino.

Pero la bicicleta holandesa no puede ser cualquier bicicleta. Muy sabiamente, Leire la ha sabido describir con un breve "Stylish". ¿Qué significa eso? Que cuanto más vieja, y menos accesorios tenga, mejor. Además, tiene que ser de esas que tienen guardabarros sobre la rueda trasera, una bocina que haga trin-trin! y una parte donde apoyar cosas o llevar a un acompañante que no haya traido la suya (se descarta la posibilidad de que no se tenga una bici; todos tienen una y saben usarla). Nada de Mountain-bike, ni cambios, ni pequeñeces que sólo podrían entorpecer el ya complicado tránsito de la ciudad; se trata básicamente de una bi-ci-cle-ta.

Ahora bien, que haya más bicicletas que autos no significa que los holandeses estén exentos del conocido embotellamiento o verkeersopstopping. En ese caso, lo correcto sería bajarse de la bicleta y caminar con ella hasta que el tránsito se desongestione.
Desde llevar a los niños a la escuela, pasear al perro, cargar valijas, hacer las compras, tomar cerveza, todo puede hacerse en una bicleta y todo está permitido.
En nuestra clase de holandés, ayer le dedicamos casi una hora a las señales de tránsito holandesas. Diez minutos a las señales para autos y peatones y más de media hora para aquellas dirigidas a los ciclistas. Hay una en particular que nos llamó mucho la atención a todos:
¿Qué significa esta señal? Que los semáforos de las cuatro esquinas habilitan el paso para los ciclistas al mismo tiempo. Con mis compañeros todavía no descubrimos cómo, pero la realidad es que funciona y hasta ahora no vi ningún accidente de tránsito. Estar ahí, sin embargo, puede ser realmente una pesadilla.

Por mi parte, tengo una bici muy bonita que me dejó Marie. Hoy le dediqué la mañana entera. Fui a comparle una bocina y luces nuevas, porque las que tenía no funcionaban y se dice que las multas por no tenerlas es muy alta. Como verán, tiene un toque muy femenino, y casi que me acompaña a todos lados. ¿Una amiga más? ¡Hasta podría ponerle nombre! ¿Sugerencias?

martes, 1 de septiembre de 2009

Kun je Nederlands spreken?

Hoy tuve mi primera clase de holandés y conocí a los que van a ser mis compañeros por los próximos quince meses. La diversidad lingüística del grupo hizo la clase bastante divertida, y las casi cinco horas que duraba se me pasaron volando. Por ahora somos: dos argentinas (aunque hoy Cintia no vino así que todavía no la conozco), tres alemanas, un chico y una chica taiwaneses, un chino, un keniano (así dice la RAE) y una húngara.

¿Cómo me fue en la clase? Mmm... digamos que puedo pronunciar las "erres" mejor que cualquier otro, pero en lo que respecta a las vocales, las alemanas nos llevan muchísima ventaja. Las "ges" son complicadas también, el sonido es como una "jota" fuerte, como el sonido que se hace antes cuando se quiere escupir. Es así que no estoy en Groninga, como dicen los españoles, sino en /jroningen/ (cuanto más parezca que escupen, mejor).

Después nos enseñaron lo normal para una primera clase: cómo preguntar y decir el nombre, la edad, y todos esos datos esenciales para mantener una conversación de ascensor, la comida, y algunos detalles de cómo manejarnos en la ciudad. Como profesora de español que fui durante estos últimos años, me sentí orgullosa de ser la más cara dura de todas, y tratar de balbucear mi horrible holandés en la calle para preguntar dónde estaba el banco. Llegué sin problema, así que tan mal no me fue.

domingo, 30 de agosto de 2009

Home Sweet Home

Finalmente puedo decir que... ¡tengo casa nueva! Hoy hubo mudanza y sentí el alivio de poder sacar toda mi ropa de las valijas que tan cuidadosamente había armado Eze. Después de tres horas de limpieza y orden, me queda colgar fotos, bandera y demás cosas, ¡y listo!

Llegué hace poquito pero ya la adoro. Marie, la estudiante que me la dejó por estos meses, me dejó de todo así que estoy más que cómoda.

La ubicación es genial; estoy a sólo dos cuadras de la facu y en el centro de Groningen.

Ya estoy pronta a empezar las clases -mañana a las 9 tengo la primera y ya me dieron actividades para hacer- así que los nervios no son pocos.

sábado, 29 de agosto de 2009

Welkom in Groningen!

El tren
A estos los conozco de algún lado...
Llegué! Muertísima!

Flores muchas

La Uni... Igualita a Hogwarts
La torre de la facu.



Será familiar de Van de Velde?